FOTODEPILACION LHE

PIEL SANA Y SIN VELLO


En la actualidad, aproximadamente el 80 por ciento de los hombres y mujeres de entre 16 y 60 años se quitan regularmente pelo facial y corporal. La preocupación por el precio, la seriedad del establecimiento donde se realiza la fotodepilación y la seguridad de los tratamientos basados en la luz en la actualidad no deben ser un impedimento para la realización de este tratamiento estético con nosotros.

Tecnología LHE, lo actual en depilación

LHE, la nueva generación en eliminación del vello basada en luz, da respuesta a las necesidades y preocupaciones de los clientes. Sus bajos niveles de energía dan lugar a tratamientos ultra seguros y virtualmente indoloros, que no requieren ninguna preparación o refrigeración de la piel a diferencia del láser convencional. La flexibilidad y sencillo manejo de la multiplataforma ha reducido el costo de los tratamientos a unos rangos atractivos y accesibles.

Los tratamientos se realizan mensualmente durante varios meses dependiendo del área a tratar. La mayoría de áreas requieren de 5 a 8 sesiones para conseguir una eliminación del vello efectiva a largo plazo.

Luz y calor trabajando en Armonía

La fotodepilación se basa en la fototermólisis selectiva, la cual consiste en el uso de una fuente de energía lumínica potente para atacar la melanina del tallo piloso, y convertir esa luz en calor dentro del folículo. El calor actúa a nivel del bulbo y la raíz responsables de la generación del pelo. Para reducir los niveles de energía y aumentar la seguridad, la tecnología LHE se apoya en la sinergia innata entre luz y calor para crear una técnica fototérmica singularmente eficiente. Con su combinación exclusiva de luz y calor, la tecnología LHE maximiza el efecto del calor sobre el folículo sin dañar el tejido circundante ni producir quemaduras.

Cómo funciona la fotodepilación LHE?

Pulsos de luz de amplio espectro y calor se aplican al área objetivo. La luz ataca selectivamente la melanina del pelo, elevando la temperatura interior del folículo. El calor directo contribuye a la coagulación del bulbo piloso y de la raíz elevando aún más la temperatura interior del folículo. La energía combinada de la luz y el calor resulta en la coagulación del folículo piloso. Un proceso natural elimina el pelo destruido. El resultado es la depilación a largo plazo y una piel sin vello.

Para realizar una eliminación del vello a largo plazo con éxito, vía fototermólisis selectiva, es necesario tratar térmicamente las estructuras de la raíz del pelo responsable de su crecimiento, es decir la papila (bulbo) y el folículo. El daño térmico al bulbo y folículo ocurre aproximadamente a 74 ° C. La destrucción fototérmica de ambos elementos sirve para prevenir o retrasar significativamente el futuro crecimiento del pelo.

Para elevar la temperatura dentro del folículo, la tecnología LHE usa como conducto el tallo piloso. La melanina del tallo piloso, como cromóforo atacado, absorbe la luz que entonces se convierte en calor dentro del folículo.

Normalmente, se necesita una fuente de luz muy intensa aplicada a la piel para alcanzar una temperatura suficiente dentro del folículo. LHE, en cambio, supera esto y reduce significativamente la fluencia combinando la luz con un proceso de calor directo.

Las ventajas de reducir la fluencia de energía en la fotodepilación son múltiples; además de mejorar la seguridad, los tratamientos LHE pueden aplicarse sobre la piel limpia, sin la necesidad de agentes refrigerantes que complican el proceso para el profesional y más incómodo para el paciente.

Biología del crecimiento del pelo

El crecimiento del pelo se produce en un ciclo de tres fases: anágena (activa), catágena (transición) y telógena (descanso). Durante la fase anágena, el pelo y el folículo están activos y se produce un incremento de melanina. Ya que la depilación basada en luz depende fuertemente de la efectividad de la melanina, es importante que cada pelo y folículo sea tratado durante esta fase activa para asegurar un máximo de eliminación del pelo. Ya que cada pelo del cuerpo sigue este ciclo de modo independiente, una serie de sesiones a lo largo de un periodo de tiempo asegurará que cada pelo y folículo sea térmicamente tratado durante su fase de crecimiento activo.

Fundamentos científicos y parámetros óptimos para la eficacia clínica

Para conseguir eficacia clínica, la tecnología LHE optimiza los parámetros de rango de longitud de onda y amplitud del pulso de rayo de luz

Longitudes de onda

Cuando se determinó la longitud de onda adecuada para la eliminación del vello, los científicos creadores de la tecnología LHE tuvieron en consideración diversos factores. En primer lugar les preocupaba la seguridad. La longitudes de onda del extremo más bajo del espectro UV, se eliminaron ya que se cree que la luz UV causa daño duradero en los tejidos. Después estaba la cuestión de la profundidad de penetración. Ya que las raíces del pelo se encuentran a profundidades de entre 2 y 4mm, dependiendo de la parte del cuerpo, era importante elegir un rango de longitud de onda que tratara las raíces al nivel más profundo. Y finalmente, sopesaron el criterio de absorción de melanina. La absorción de luz de la melanina alcanza su máximo en el rango espectral de entre 300 y 800nm pero continúa absorbiendo bien más allá de los 1000nm.

La convergencia de estos tres parámetros dictó un rango espectral de 400 a 1200nm. Con este rango de longitud de onda, LHE está dentro del margen de seguridad del espectro de luz visible aunque emite aún longitudes de onda que permiten la absorción efectiva por parte de la melanina a profundidades hasta e incluso más allá de 4mm.

Amplitud del pulso

La amplitud del pulso es crucial para la aplicación segura de un tratamiento basado en rayos de luz. La amplitud de pulso de 35ms de la fotodepilación LHE fue determinada compensando el Tiempo de Relajación Térmica (TRT) del tallo piloso, el folículo y la epidermis. El TRT es el tiempo que le lleva al tejido corporal refrigerar el 50% de su calentamiento tras una exposición térmica.

El TRT de la epidermis es 3-7ms, mientras que la TRT del tallo piloso es 40-100ms. Esto significa que en algún punto entre 3ms y 7ms tras la aplicación de energía, la energía dirigida a la epidermis se habrá difundido lo suficiente como para proteger la epidermis del sobrecalentamiento. El tallo piloso, por otra parte, con un TRT mucho más largo, continuará acumulando calor durante 30ms adicionales, antes de empezar también su proceso de enfriamiento, y más calentamiento no sería efectivo y podría producir quemaduras como en la depilación con láser simple. Un pulso de 35msec maximiza la eficacia del calentamiento del folículo minimizando a la vez el riesgo de daño térmico (quemadura) de la piel.

Tamaño del Spot

El tamaño del spot LHE sirve para aumentar la efectividad del tratamiento. Cuando los fotones de luz se aplican a la epidermis ya no retienen un patrón organizado de proliferación, sino que se esparcen por la dermis y la epidermis. Consiguientemente la intensidad de la luz se reduce mientras los fotones se “pierden” por un proceso de diseminación y también de difusión. A fin de minimizar la pérdida de energía, LHE empieza con una fuente de luz más grande empleada sobre un área de mayor superficie. El gran tamaño del spot reduce el porcentaje de fotones perdidos debido a la diseminación lateral y aumenta la profundidad de penetración de los fotones restantes.

Preguntas frecuentes acerca de la Fotodepilación

P: Al final del tratamiento de fotodepilación, debería esperar un crecimiento más lento y por tanto hacer intervalos más largos entre sesiones, o simplemente tendré menos pelo que tratar?
R: Debido al retraso en el crecimiento del pelo hacia las últimas etapas del tratamiento, los intervalos de tiempo entre sesiones deben ser más largos. En estas últimas etapas se recomienda que se indique al paciente que se cite para la próxima sesión cuando observe un recrecimiento del pelo de aproximadamente un 30% del área tratada.

P: ¿Cuál ha sido el resultado con la tecnología LHE en los tratamientos de eliminación de la barba masculina?
R: Eliminar la barba masculina es un gran reto para todas las tecnologías de fotodepilación, incluyendo LHE, láser e IPL. La barba está compuesta de pelos profundos y gruesos y su crecimiento es estimulado por las hormonas. Por eso se necesitan muchas sesiones de tratamiento (sobre 15). Los tratamientos con LHE deberían aplicarse al menos dos veces por semana durante las 2 primeras semanas, y después cada vez que se observe que vuelve a crecer.

P: ¿Requiere la tecnología LHE que haya pelo visible para realizar el tratamiento?
R: Todas las tecnologías basadas en la luz, incluyendo el láser y la IPL, requieren que haya pelo visible para tener resultados clínicos

 

DEPILACION con tecnología LHE

10 razones para depilarte con nosotros:

-Equipos de alta tecnología aprobados por la FDA

-Personal altamente capacitado

-Seriedad en el cumplimiento de tus citas

-Atención amable y personalizada

-Seguimiento medico durante tu tratamiento

-Tratamiento no doloroso

- Cuidamos tu piel

-No nos saturamos para respetar tu tiempo en cada sesión

-Instalaciones modernas y cómodas

-Contamos con aprobación y permisos de cofepris, SSA y Lic. Sanitaria.




Entradas populares de este blog

FOTOREJUVENECIMIENTO

SLIM UP

ENDERMOLOGIE